I.E.S. "ALONSO CANO", DÚRCAL

VIAJE DE ESTUDIOS: ITALIA 2007


Página principal

Ir a Viaje 2007


Presentación Roma  1 y 2 Vaticano  y Roma 3  Orvieto - Siena -  Florencia Pisa -  Bolonia Venecia

  1. 4º.-  26 DE JUNIO, MARTES: ORVIETO - SIENA - FLORENCIA
    1. ORVIETO:
      1. La catedral
      2. iglesia de San Andrés (Sant'Andrea),
      3. Quartiere Vecchio,
      4. Palazzo del Popolo,
    2. SIENA:
      1. San Domenico
      2. Campo
      3.  Duomo (catedral).
    3. FLORENCIA.
      1. paseo nocturno,
  2. 5º.-  27 DE JUNIO, MIÉRCOLES: FLORENCIA
    1. Cenacolo di Santa Apolonia
    2. Galleria della Accademia.
    3. Piazza della SS. Annunziata.
    4. Bargello, Museo Nacional de Escultura.
    5. Duomo (catedral).
    6. Capillas Mediceas.
    7. baptisterio de San Juan,
    8. Plaza de la Señoría,
    9. La Galleria degli Uffizi
    10. Plaza de los Pitti.
    11. Mercado Nuevo,

4º.-  26 DE JUNIO, MARTES: ORVIETO - SIENA - FLORENCIA


    Nos despiertan a las 7 h. Durante la siguiente hora bajamos el equipaje a un depósito próximo al comedor. Mientras desayunamos la gobernanta revisa las habitaciones y, no habiendo encontrado desperfectos, nos devuelven la fianza. Poco después de las 8:30 llega el bus doble piso de Fratelli Pedone, conducido por Flavio, que será nuestro conductor el resto del viaje. Los alumnos realizan la delicada tarea de cargar las maletas en el reducido espacio de que disponen estos autobuses. Durante la operación, Flavio fuma impertérrito sin prestar atención alguna. Las maletas que no caben se suben al interior del bus.

ORVIETO:

    A las 11 en punto estamos en Orvieto, en el aparcamiento de la estación. Sacamos los billetes para el funicular y el bus urbano. Orvieto está situada sobre una meseta de toba con escarpadas laderas. El acceso más cómodo para el turista es la subida en funicular, combinado con un autobús que nos deja en piazza del Duomo.

La catedral

Duomo  es sorprendente. Aunque se inició en estilo románico, a partir de 1300 se continúa en estilo gótico. No se terminó hasta principios del s. XIX. Antes de entrar comentamos los magníficos relieves de Lorenzo Maitani en la fachada, especialmente los alusivos al infierno. El interior es de tres naves, de estilo románico. Los arcos de medio punto son sostenidos por pilares. El conjunto alterna horizontalmente mármoles blancos y verdes. El transepto y el presbiterio son góticos. En el brazo izquierdo del crucero se haya el Relicario del Caporale, obra maestra de la orfebrería gótica. En el brazo derecho se visita, previo pago, la capilla de San Brizio, con frescos de Signorelli y Fra Angélico.
Por via del Duomo llegamos a la Torre del Moro, del siglo XIII. Por via del Corso nos acercamos a Piazza della Repubblica para visitar la

Sant'Andrea

inicio


iglesia de San Andrés (Sant'Andrea),

 románico-gótica, con un interesante campanario dodecagonal. Justo al lado está el Palacio Municipal. Desde la plaza continuamos hasta el

Quartiere VecchioQuartiere Vecchio,

 un barrio sugestivo que acaba abruptamente en la muralla, desde las que se tiene una vista privilegiada de los alrededores. Tras hacer unas fotos regresamos a la plaza de la República. Damos un ratito de tiempo libre y nos acercamos hasta la plaza del Popolo, para ver el

Palazzo del Popolo,

 construido entre los siglos XII y XIII, con escalera exterior, ventanas de tracería y curiosas almenas.Popolo Regresamos por Via del Duomo hasta la Piazza Marconi, donde esperamos el bus que nos devuelva al funicular. Aunque está justo al lado del funicular, no tenemos tiempo de visitar el Pozo de San Patricio, construido en el siglo XVI por Sangallo el Joven. Tiene 62 metros de profundidad. Se baja a él por dos escaleras helicoidales superpuestas. Es una lástima, porque perdemos  media hora en el aparcamiento esperando al bus, que finalmente llega a las 13:30 h.
Salimos para Siena. El cielo comienza a encapotarse y caen algunas gotas. Decididamente el tiempo se va a estropear.


SIENA:

   barrios A las 15:15 llegamos al check point donde los buses turísticos han de pagar un canon por la entrada a la ciudad (iniciativa que se ha generalizado en la mayoría de las ciudades turísticas). A continuación subimos hasta la Fortezza, donde los autocares pueden parar sólo para la carga y descarga de viajeros. Desde allí iniciamos la visita a esta ciudad medieval que para muchos es la más hermosa de Italia. Lástima que el tiempo no acompañe. Junto a San Domenico damos unos minutos para ir a los WC de pago.

San Domenico

 es una impresionante construcción gótica en ladrillo. En la capilla de Santa Caterina hemos admirado otros años lasSan Domenico pinturas de Sodoma, que enmarcan el relicario con la cabeza de la santa (el resto del cuerpo está en Roma, en Santa Maria sopra Minerva). Pero hoy no tenemos tiempo de entrar. Descendemos hasta la Fuente Branda, situada al pie de San Domenico. Es de mediados del siglo XIII. Tres grandes arcadas ojivales abren la fachada almenada, de ladrillo.
Subimos por Via Santa Caterina hasta enlazar con Via della Galluzza, una calle bellísima, con edificios medievales unidos por arbotantes. Entramos directamente en el

inicio

Campo

 (el nombre alude a su antigua condición de prado), una de las plazas más hermosas del mundo. Cuando se construyó podía acoger a toda la población de la ciudad. Flanqueada por magníficos palacios de origen medieval, la plaza tiene forma de concha. El pavimento es de ladrillo colocado en forma de espina de pez, separado en nueve sectores por líneas de piedra clara. Su inclinación hace que el agua de lluvia converja en una alcantarilla situada cerca de la puerta del Palazzo Pubblico. Este palacio acoge el Museo Cívico, en cuyas salas góticas pueden admirarse famosísimos frescos de pintores sieneses, como Simone Martini y A. Lorenzetti. Desde el patio del Podestà se accede a la torre del Mangia, de 102 m., que los sieneses quisieron más alta que la del Palazzo Vecchio de su rival Florencia.
   Palacio Público En esta plaza se celebra dos veces al año (2 de julio y 16 de agosto) la famosísima carrera de caballos conocida como "il Palio", que hemos podido ver en viajes anteriores. En la parte alta de la plaza está la Fuente Gaia, inaugurada en 1414. Se trata de una reconstrucción, pues los relieves originales, de Jacopo della Quercia, están en el Palacio Público. Compramos las banderas características de la ciudad, cada una representativa de un barrio o contrada, de los diecisiete en que está dividida Siena. Todos tienen como distintivo un animal (loba, jirafa, oca, tortuga, etc.). Faltan unos días para la carrera y ya han distribuido la arena por el perímetro de la plaza y han instalado los graderíos.
    Damos tiempo libre para comer. Inmediatamente se pone a lloviznar y cada uno busca refugio donde puede. No dura mucho la lluvia, pero las fotografías de la plaza se resienten de la falta de luz y de los colores apagados. A las 17 nos ponemos en marcha y nos acercamos hasta el baptisterio, situado bajo el ábside del


 Duomo (catedral).

     Subimos la escalinata y cruzamos el portale de Giovanni di Agostino, un arco del llamado Duomo Nuovo. Explicamos que los sieneses pretendieron integrar el Duomo ya construido como transepto de otro Duomo gigantesco del que solo se llegaron a construir ocho arcadas. En este momento Nicolás desiste de seguir con las explicaciones, desanimado por la escasa atención de los alumnos. Así que se decide que visiten el Duomo tan sólo los que tengan verdadero interés  y pagándose su entrada de 3 €. La mayoría se queda fuera. Sólo 17 alumnos (a los que, desde luego, el fondo común paga la entrada) y los profesores, van a tener la posibilidad de disfrutar de esta auténtica joya arquitectónica. El Duomo se inició a mitad del s. XII en estilo románico y se terminó cien años más tarde, aunque siguió siendo decorado. La fachada, en cuya parte inferior trabajó Giovanni Pisano, tiene en la parte superior una profusa decoración gótico florida. Los mosaicos son de época muy posterior. El interior sorprende por el efecto de la decoración a bandas negras y blancas. TieneDuomo tres naves. El pavimento, repleto de recuadros taraceados, es fascinante. Nos acercamos hasta el brazo izquierdo del transepto para ver de cerca una obra maestra de Nicola Pisano, el púlpito que esculpió (ayudado por su hijo Giovanni y por Arnolfo di Cambio, entre otros discípulos) entre 1266 y 1268. Vemos con detenimiento los relieves de cada uno de los antepechos. Nicola Pisano parece haber abandonado el clasicismo del púlpito del baptisterio de Pisa a favor de las nuevas formas góticas. Llamamos la atención sobre la cúpula, elevada sobre un tambor bajo, con casetones decorados con estrellas, que representan la bóveda celeste. En la nave izquierda se halla la Biblioteca Piccolomini (1492), encargo del humanista Eneas Silvio Piccolomini, antes de llegar al pontificado con el nombre de Pío III, y que está decorada con extraordinarios frescos de Pinturicchio. Iniciamos el regreso. El sol ha salido de nuevo y podemos hacer una foto del Campo con la nueva luz. Por Via Santa Caterina llegamos a San Domenico y de aquí a la Fortezza.
    A las 18:30 subimos al bus. Por falta de tiempo debemos renunciar a la proyectada visita a San Gimignano. Se tarda un buen rato en alcanzar la carretera de doble vía que lleva a

inicio

FLORENCIA.

 Con ayuda del GPS a las 20 h. llegamos a la puerta del Hotel Concorde***, situado en las inmediaciones del aeropuerto. Es un establecimiento muy envejecido y con un mobiliario lamentable, aunque las habitaciones son espaciosas.
Debemos darnos prisa, porque tenemos contratada la cena en el centro de Florencia. Tras el reparto de habitaciones y una ducha rápida subimos de nuevo al bus, que nos lleva al Ponte San Nicolò. A las 10:10 llegamos al restaurante Fantasía que, para nuestra sorpresa, tiene la persiana metálica a medio cerrar y las luces apagadas. Sólo está el encargado. Nos dice que deberíamos haber confirmado unas horas antes nuestra llegada. Finalmente decidimos cambiar esta cena  por el almuerzo del día siguiente. Así que damos 45 minutos para cenar alguna cosa, citándonos en la Piazza della Signoria. De allí comenzamos el

paseo nocturno,duomo nocturna

que nos lleva hasta la plaza de Santa María Novella, pasando antes por el Duomo, el Campanile y el Baptisterio. La fachada de Santa Maria Novella está  cubierta y la plaza totalmente levantada. A cien metros, en Via Palazzuolo, está la discoteca Space Electronic. Hemos quedado con Flavio, el conductor, para que nos recoja a las 2:30 h., a cambio de una generosa gratificación y aprovechando que al día siguiente apenas tendrá trabajo. La discoteca está llena y los alumnos disfrutan de lo lindo. Llegada la hora de irnos, tenemos problemas porque algunos alumnos han extraviado las tarjetas de consumición o el ticket de salida. Finalmente conseguimos llegar a tiempo frente a la estación, a espaldas de Santa Maria Novella, donde ya nos está esperando Flavio, que parece estacionar y moverse por la ciudad sin preocuparse mucho de las estrictas limitaciones a las que deben sujetarse los buses turísticos  y a las que estábamos acostumbrados en viajes anteriores. Poco antes de las 3 h. estamos en el hotel.


inicio

5º.-  27 DE JUNIO, MIÉRCOLES: FLORENCIA


    Tenemos reserva de entrada a la Galería de la Academia a las 9. Por eso intentamos salir del hotel a las 7:45, intentando prevenir los habituales atascos de entrada al centro de la ciudad. El conductor se presenta con 15 minutos de retraso y además dos alumnos se han quedado dormidos y hay que subir a despertarlos. Por fortuna no vamos a encontrar apenas tráfico y Flavio nos dejará en la Plaza de la Independencia, muy cerca de la Academia. Al pasar junto a la puerta del

Cenacolo di Santa Apolonia

decidimos entrar a ver el famoso fresco con la Última Cena, pintado por Andrea del Castagno hacia 1450 en el refectorio del monasterio camaldulense. Por cierto, el sol mañanero que entra por una de las ventanas da de lleno en la pintura y dificulta su contemplación. El vigilante ni aparece durante los 10 minutos que estamos allí. Al salir firmamos en el libro de visitas.
Nos ponemos en la cola de la

Galleria della Accademia.

David  A pesar de que habíamos reservado entrada para dos grupos con media hora de diferencia, nos permiten entrar todos juntos a las 9. A la entrada vemos la copia en yeso del Rapto de las Sabinas de Juan de Bolonia (Giambologna) y advertimos a los alumnos que reparen, al traspasar otra puerta, en los impresionantes Esclavos o Prisioneros (obras inacabadas de Miguel Ángel para la tumba de Julio II), en el San Mateo, también inacabado,  y en la Piedad. Podrán hacerse así una idea del proceso creador del artista, que parece arrancarle las figuras al mármol que las tiene atrapadas.  Al fondo, atrayendo todas las miradas, el David. Este es sin duda uno de los momentos más emocionantes del viaje, a pesar de que algunos alumnos a los dos minutos sólo piensan en buscar donde sentarse. Son las consecuencias de dormir poco o nada durante la noche. Miguel Ángel (1475-1564) esculpió esta obra superando las dificultades técnicas que presentaba el bloque de mármol, que ya había sido empezado tiempo atrás por otro artista. La obra fue acabada en 1504. Aunque en principio iba a ser colocada en la catedral, finalmente se instaló ante la puerta del Palazzo Vecchio, donde ahora se alza la copia. Allí se mantuvo a la intemperie, hasta que fue trasladado a su actual emplazamiento en 1880. Representa al héroe poco antes de lanzar la piedra contra el gigante Goliath. Por su tamaño y su mirada desafiante se convirtió en símbolo político de las ideas republicanas de la ciudad.
    Al salir nos dirigimos a la
inicio

Piazza della SS. Annunziata.

 Allí se encuentra el Hospicio de los Inocentes, primer orfanato de Europa y primera obra arquitectónica del Renacimiento. ElOspedale gremio del Arte de la Seda encargó el proyecto a Brunelleschi en 1419. El genial arquitecto hizo el diseño del edificio, aunque otros acabarían la obra. Enseñamos a los alumnos cómo Brunelleschi aplica en el pórtico sus teorías de la perspectiva. La fachada es un prodigio por la armonía de sus proporciones. Los medallones que decoran el espacio entre los arcos representan a niños envueltos en sus pañales y son de cerámica vidriada, obra de otro artista genial: Lucca della Robbia. Esta decoración es alusiva a las funciones del edificio como hospicio. Hasta 1875 las madres desesperadas podían abandonar a sus hijos al cuidado de esta institución caritativa y aún hoy se utiliza parte del edificio como orfanato.
    Por Via dei Servi llegamos al Duomo, rodeamos el ábside y enfilamos la Via  Proconsolo, donde se encuentra el

Bargello, Museo Nacional de Escultura.

(http://www.polomuseale.firenze.it/bargello/)
  Mercurio  Tenemos cita a las 10:30. También aquí nos dejan pasar a los 64 en un solo grupo. En la planta baja algunas obras han sido cambiadas de sitio. Nos detenemos ante el busto en bronce de Miguel Ángel, realizado por su ayudante Daniele da Volterra. Continuamos con el famoso Mercurio de Juan de Bolonia (Giambologna), el pedestal del Perseo y un gran busto en bronce de Cosme de Médicis, de Cellini, el Baco  y el busto de Bruto, de Miguel Ángel, Adán y Eva de Bandinelli y otras obras de gran interés. Subimos a la sala del Consejo General, donde lo primero que atrae nuestra atención es la hornacina con el San Jorge de Donatello. Su David en bronce está siendo restaurado in situ. La obra ha sido colocada tendida boca arriba. Sobre ella se afana una restauradora que trabaja pertrechada de la más moderna tecnología. El proceso es grabado en circuito cerrado y los visitantes pueden ver las imágenes a través de los monitores. Nos detenemos ante los paneles cuadrilobulados con el sacrificio de Isaac de Brunelleschi y Ghiberti y contamos cómo fue el concurso de 1401 para la realización de las segunda puerta del baptisterio. Vemos también algunas cerámicas vidriadas del taller de los Della Robbia. Lamentablemente toda la segunda planta está cerrada, igual que el año pasado.
A las 11:30 entramos en el

Duomo (catedral).

 Como siempre sucede, la austeridad del interior no despierta tanto entusiasmo como la profusión de mármoles deVista general colores del exterior. Por su tamaño (153 m. de larga, 38 m. de anchura de la nave y 90 m. el transepto) es la tercera iglesia del mundo, después de San Pedro en Roma y San Pablo en Londres. Un cordón nos impide contemplar desde abajo la cúpula, pintada por Vasari.
    Al salir sopesamos la posibilidad de subir a la cúpula, pero la larga cola nos disuade, a pesar de que es una de las más grandes experiencias de que puede disfrutar el visitante de Florencia. Damos tiempo libre hasta las 13:30. Los profesores aprovechan para visitar el mercado de San Lorenzo, instalado junto a la iglesia de igual nombre (obra maestra de Brunelleschi) y el palacio Médicis-Riccardi. Luego entran con Cristina Molina y Alfonso en las

Capillas Mediceas.

     Primeramente visitamos la Capilla de los Príncipes, mausoleo de los duques de Médicis, esplendorosa construcción barroca octogonal y con cúpula, revestida de ricos y variadísimos mármoles. Por una puerta accedemos a la Sacristía Nueva, proyectada por Miguel Ángel, inspirándose en la Sacristía Vieja, de Brunelleschi. Las obras escultóricas que el genial artista realizó para las tumbas de Lorenzo y Giuliano de Médicis están entre lo mejor de su producción. Contemplamos maravillados las figuras alegóricas de la Noche y el Día, el Crepúsculo y la Aurora, así como las estatuas de Lorenzo, en actitud pensativa, y de Giuliano, visto como un hombre de acción.
        A las 13:30 se reúne el grupo en el punto de encuentro, la puerta del Paraíso, del

inicio

Puerta del Paraíso

Baptisterio de San Juan,

 obra maestra de Ghiberti.. En el Bargello habíamos explicado la historia de cada una de las tres puertas del baptisterio, con ocasión de ver las formelas presentadas al concurso de 1401 por Brunelleschi y Ghiberti. Explicábamos también que el baptisterio es el edificio más antiguo del conjunto de la plaza, dándose el caso de que Dante Alighieri (1265-1321) y sus contemporáneos lo suponían construido en tiempos del emperador Augusto, cuando en realidad, este bello edificio octogonal, de estilo románico, se concluyó en 1128. En diez minutos llegamos al restaurante Fantasía, situado a un costado de Santa Croce. La comida y el trato son mejores que en el restaurante de Roma. Y el agua es gratis.
    Tenemos entrada reservada en los Uffizi a las 15:30. Esta vez no nos permiten entrar todos a la vez. Un primer grupo de 40 entra con Mª Ángeles y Nicolás. El resto, con Elena y Roberto, 45 minutos más tarde.
    Camino de los Uffizi hacemos un alto para disfrutar de la

Plaza de la Señoría,

 una de las más bellas de Italia, un auténtico museo al aire libre. Podemos ver la fuente de Neptuno, de Ammannati, el monumento ecuestre de Cosme I, de Juan de Bolonia, la Judit  y el Marzocco de DonatelloSignoria (copias). Junto a la fachada del Palazzo Vecchio surgen las figuras de Hércules matando a Caco, de Bandinelli, y la copia del David (que estuvo en ese emplazamiento hasta que fue trasladado a la Academia). Y, junto al Palazzo Vecchio, la Loggia dei Lanzi, con otras obras extraordinarias: el Perseo, de Benvenuto Cellini, el Rapto de las Sabinas y Hércules matando al centauro Neso, de Juan de Bolonia, el rapto de Políxena, de Fedi (s. XIX),  Menelao sosteniendo el cuerpo de Patroclo (copia de original griego). Es asombroso que tantas obras excepcionales hayan permanecido así durante siglos, al aire libre, pero disfrutadas y respetadas por todos los florentinos. Últimamente, sin embargo están siendo sustituidas por copias. Un escenario para un concierto, con las torretas de luces afean el frente de la loggia y dificultan el acceso. Para algunos alumnos todas estas obras extraordinarias pasan casi inadvertidas.

inicio

La Galleria degli Uffizi

Venus
(http://www.polomuseale.firenze.it/musei/uffizi/) contiene una de las colecciones de arte (principalmente pintura) más importantes del mundo. El edificio, con forma de "U", fue proyectado por Vasari por orden de Cosme I, para albergar las oficinas municipales (Uffizi).
Visitamos primeramente las salas de la pintura toscana del siglo XIII (Duccio, Cimabue, Giotto), pasamos a la sala donde se expone la maravillosa Anunciación de Simone Martini. Nos detenemos después ante la Adoración de los Magos de Gentile da Fabriano. Hacemos notar que todavía no se representa a Baltasar como un rey de raza negra. En las salas del primer renacimiento nos llama la atención la Batalla de San Romano, de Paolo Uccello. Los Retratos de Federico de Montefeltro y Battista Sforza, de Piero della Francesca no están en su sala, por haber sido trasladados a una exposición temporal. Señalamos la gracia y la dulzura de la Virgen con el Niño y dos ángeles de Filippo Lippi. Tras la sala del Pollaiolo pasamos a la de Botticelli. Son obras muy conocidas. De muchas de ellas tenemos reproducciones en los pasillos del Instituto: El nacimiento de Venus, La Primavera, La Virgen del Magnificat, Minerva y el centauro, la Adoración de los Magos, etc. Ante el Tríptico Portinari de H. van der Goes explicamos la enorme sensación que esta pintura provocó con su virtuosismo entre los pintores florentinos del último cuarto del siglo XV. Viendo el Bautismo de Cristo de Verrocchio, contamos la leyenda transmitida por Vasari, según la cual el artista abandonó los pinceles impresionado por la habilidad de su ayudante, autor de uno de los ángeles, un jovencísimo Leonardo da Vinci. A Leonardo se atribuye la delicada Anunciación que vemos a continuación.
    Uno de los espacios más fascinantes de los Uffizi es la Tribuna, construcción de planta octogonal, en cuya decoración están representados los cuatro elementos. Sobre sus paredes tapizadas de rojo cuelgan excelentes obras de Pontormo, Rafael, Andrea del Sarto y Bronzino. Especialmente emocionantes son los retratos pintados por este último, como el Retrato de Leonor de Toledo con su hijo Giovanni y el Retrato infantil de Giovanni de Médicis. Entre las estatuas, copias de originales griegos, destaca la bellísima Venus de Médicis, copia del siglo I de un original de Praxíteles.
    En la sala de Durero admiramos su Adoración de los Magos y las tablas con Adán y Eva de Cranach el Viejo. Encontramos cerradas las salas 21, 22 y 23, que contienen obras de Giorgione, Bellini, Carpaccio, Holbein el Joven, Mantegna y Correggio. Aprovechamos para hacer una foto del Arno y de los puentes desde la cristalera del segundo corredor.
    Comenzamos la visita del tercer corredor o corredor de poniente encontrando primeramente el Tondo Doni de Miguel Ángel, cuya reproducción tenemos en la cantina.. A continuación se exhiben obras de Rafael ( Virgen del Jilguero) y de Andrea del Sarto ( Virgen de las arpías). En la sala de Tiziano nosMedusa detenemos especialmente ante la Flora y la Venus de Urbino.
    Seguimos visitando salas y viendo obras maestras, como la Virgen del cuello largo de Parmigianino, la Sagrada familia con Santa Bárbara de Veronés, Leda y el cisne de Tintoretto, San Juan Evangelista y San Francisco de El Greco. Tras la sala de Rubens entramos en el amplio espacio neoclásico de la sala de la Níobe. Contiene un grupo de esculturas alusivas al mito de Níobe, que ya explicamos en el Museo Nacional Romano: Níobe, madre de siete hijos y siete hijas, desdeña a Latona, que tan sólo ha engendrado a Diana y Apolo. La encolerizada diosa pide a sus hijos que la venguen: Apolo mata a flechazos a los hijos de Níobe y Diana hará lo mismo con las hijas. Níobe, en el paroxismo del dolor, será metamorfoseada en roca de la que mana el manantial de sus lágrimas. Se trata de copias romanas de originales de época helenística tardía.
    En la sala del Seicento italiano y europeo destaca la Venus con sátiro y amorcillos de Carracci. A continuación está la sala de Rembrand, con Autorretrato juvenil y Autorretrato de madurez.
    En la última sala, de pintores italianos y europeos del Settecento, atrae inmediatamente nuestra atención, entre obras de Guardi, Canaletto o Tiépolo, el Retrato de la condesa de Chinchón de Goya. Saliendo de nuevo al corredor de poniente contemplamos la copia que Baccio Bandinelli hizo del Laoconte.         Camino de la salida, atravesando una exposición temporal, encontramos expuestas dos célebres obras de Caravaggio Ponte Vecchioque habíamos echado en falta en su emplazamiento habitual: el Baco adolescente y el escudo con la Cabeza de Medusa.
A las 17:15 iniciamos un paseo que nos lleva al cercano Ponte Vecchio. Lo atravesamos y continuamos hasta la

Plaza de los Pitti.

    Hasta ahora no hemos tenido oportunidad de visitar en un viaje de estudios el magnífico museo instalado en el soberbio Palazzo Pitti. Desde allí continuamos hasta la cercana Piazza del Santo Spirito, presidida por la iglesia que le da nombre, obra proyectada por Brunelleschi. Aquí hacemos un alto para descansar, refrescarnos y esperar a que el segundo grupo se reúna con nosotros.
A las 18:50 cruzamos todos el río Arno por el Ponte S. Trinità y nos acercamos al

Mercado Nuevo,

 edificio porticado del siglo XVI sostenido por veinte columnas, donde ofrecían sus mercancías los comerciantes de sedas y los orfebres y tenían sus mesas los cambistas. Hoy está ocupado por tenderetes de ropa,  artículos deCinghiale piel o recuerdos para turistas. A esta hora ya han sido desmontados. Cumplimos con el rito de frotar con una moneda el hocico del Cinghiale (jabalí) de bronce, esperando que la moneda caiga en la rejilla.
    Damos tiempo libre hasta las 20:15. En el Mercado nuevo un músico limpia y afina su címbalo para el espectáculo nocturno. Es una buena hora para hacer fotos en la plaza de la Señoría y en el cercano Orsanmichele.
    A las 20:30 cenamos en Restaurante Fantasía. Luego damos un corto paseo nocturno que nos lleva a la Plaza de la Señoría y al Mercado Nuevo. Aquí están actuando ya unos músicos rumanos rodeados de un nutrido corro de turistas al que nos sumamos. Se trata de un trío de cymbalon, acordeón y percusión, que mezcla temas tradicionales con otros muy conocidos del repertorio europeo. El virtuosismo del ejecutante de cymbalon provoca el entusiasmo del público. Les compramos los dos discos que tienen a la venta. A las 22:30 nos recoge el bus frente a la Ferrovia y a las 23 estamos en el hotel.






Presentación Roma  1 y 2 Vaticano  y Roma 3  Orvieto - Siena -  Florencia Pisa -  Bolonia Venecia


Página principal

principal

inicio