cenefa

Página principal

principal


  1. LA LÍRICA (CATULO, HORACIO, OVIDIO)
    1. CATULO (circa 84-54 a.)
    2. HORACIO (65-8 a. C.)
    3. OVIDIO (43 a. C.-17 p.)

LA LÍRICA (CATULO, HORACIO, OVIDIO)

            Para los antiguos griegos, la lírica tenía un sentido más etimológico, era la poesía que se cantaba al son de la lira. En la modernidad, lírica tiene un sentido de poesía íntima, poesía amorosa, tiene más que ver con el contenido. Pero en el siglo I a. de C. el concepto de lírica  entra en crisis y además de ser la poesía escrita en los metros de los antiguos líricos griegos, se acerca a nuestro concepto de lírica.

            En el primer tercio del siglo I a. C. se forma en Roma un grupo de poetas, llamados despectivamente por Cicerón Poetae Novi, que impulsan en nacimiento de una nueva poesía lírica siguiendo los metros y las directrices de la lírica griega. Más que de un círculo literario se puede hablar de un grupo de amigos a quienes unen gustos y aficiones similares: jóvenes, despreocupados y con el porvenir resuelto por su situación familiar. Sus modelos griegos no son safo, alceo, anacreonte ni Píndaro, sino los poetas del período helenístico, sobre todo calímaco (310-240); en consecuencia sus gustos pueden resumirse de la siguiente forma:

-         Poemas cortos que pueden reducirse a un solo dístico. (Odi et amo...)

-         Temas intracendentes y máxima perfección en la forma. Catulo llega a componer unos versos porque un amigo le había quitado el pañuelo.

-         Gusto por las cosas menudas y los diminutivos.

-         Temas preferentemente amatorios.

-         Introducción  de la métrica griega, singularmente del endecasílabo, si bien la adaptación plena de los metros líricos griegos (métrica eolia) no se conseguirá hasta Horacio.

Los poetae novi despertaron a la lírica latina de su letargo, si bien cercenaron toda evolución a partir de las formas populares del período preclásico; después de ellos, la poesía lírica sólo seguirá los modelos griegos.

            Poco después, a la poesía intrascendental, juvenil y desenfadada de los poetae novi sucede en Roma la poesía reflexiva del círculo de Mecenas. La nueva corriente lírica, personificada sobre todo por Horacio tiene entre otras las siguientes características:

-         Los autores de este círculo son conscientes de que una nueva era ha empezado en Roma tras la ascensión de Augusto al poder y se sienten intérpretes de ella.

-         El ideal literario ya no es el lepor, la gracia, la feliz ocurrencia, sino el decor, la belleza que resulta de la proporción armónica, de la elegancia de estilo.

-         En consecuencia los modelos griegos a imitar no son exclusivamente los alejandrinos, sino más bien los del período clásico: safo, Alceo, Anacreonte y sobre todo arquíloco.

-         La poesía deja de ser un pasatiempo para convertirse en algo vital; hay lo que pudiéramos llamar una profesionalización del poeta que es consciente de la importancia y trascendencia de su obra.

La Elegía (poesía escrita en dístico elegíaco) entre los griegos tenía una temática muy variada (política, filosófica, contar un mito, fúnebre, amorosa, etc.). Los romanos crean a partir de ello un nuevo género elegíaco en el que se da cabida al sentimiento individual en íntimo de tristeza y dolor, búsqueda de la felicidad a través del amor. Mientras que la tradición elegíaca griega era más objetiva (poca experiencia personal) y buscaba la erudición a través del mito, la elegía romana supone el introducir la intimidad y la propia experiencia amorosa. De los autores de elegía romana, el más conocido es Ovidio.

CATULO (circa 84-54 a.)

            El primer gran poeta lírico que sincretiza a la vez que singulariza el género fue Catulo, poeta de Verona. Procedía de uan familia acomodada que mantenía relación de amistad con Julio César, y poseía una gran formación intelectual.

            La obra de Catulo (116 poemas), bajo el título de Catulli Veronensi Liber, se ha dividido tradicionalmente según criterios métricos y estilísticos en tres grupos de poemas. Los sesenta primeros son obras breves en endecasílabos o en elegíacos, con temas diversos y cercanos a la vida cotidiana, poemas de amor, críticas políticas y sátiras contra diversos personajes. Entre los de tema amoroso están aquellos en que describe con intensidad su inquietante pasión amorosa por una mujer casada de cierta posición social, a la que él llama Lesbia, pero cuyo nombre real probablemente era el de Clodia, ha hermana de P. Clodio Pulcher.

            Del 61 al 68 son poemas narrativos largos, con diferentes metros, y estilo más reflexivo y cuidado. El poema más extenso, el 64 Las bodas de Tetis y Peleo, de tema mitológico, nos presenta un agudo estudio de la psicología  de los personajes, especialmente en su descripción del amor desdichado, que serviría de paradigma literario para ulteriores poetas. El último grupo de poemas comprende epigramas en dísticos elegíacos de variado tema. La actitud lírica de Catulo se materializa en la utilización de un lenguaje entre culto y popular. Y además muestra la influencia de sus modelos griegos: Safo, Anacreonte. Arquíloco y Calímaco.

HORACIO (65-8 a. C.)

Cumbre de la lírica romana. Hijo de un liberto que se esmeró en que seu hijo tuviese una gran formación. Su vida se transforma cuando a través de Virgilio entra en el círculo de Mecenas, protector de artistas y miembro del círculo íntimo de Augusto. De su obra lírica destacan sus Epodos, Odas y el Canto Secular.

                Los Epodos, que recogían la tradición griega de ataque, sarcástica, críticas y rivalidades políticas y literarias, casi de insulto, en Horacio se suaviza mucho y se acerca mucho a la poesía lírica. El epodo más conocido e imitado fue el II, de tema bucólico, denominado en la tradición literaria como el Beatus Ille, por las dos primeras palabras del primer verso, tópico literario imitado constantemente por la literatura europea.

            Las Odas o Carmina, escritas a lo largo de diez años  forman  cuatro libros de argumento diverso: la amistad, la gloria de Roma, el amor, la naturaleza. El sentido epicúreo de la vida y de la muerte que recorre sus odas se sintetiza en al universal máxima del carpe diem. Horacio siguió los modelos métricos de los líricos arcaicos griegos Alceo, Safo, además de utilizar otros metros. Su poesía es de una gran penetración psicológica, unida a un perfeccionismo métrico y léxico. El equilibrio y armonía de su verso. También dentro del género lírico se halla su Canto secular (Carmen Saeculare) compuesto por sugerencia de Augusto para los Juegos Seculares del año 17 a. C. y cantado por un coro de jóvenes en honor a los dioses protectores de Roma.

OVIDIO (43 a. C.-17 p.)

            La poesía lírica de Ovidio se puede dividir en dos partes, diferentes por su temática y por la época en que fueron escritas:

a)      Cuando todavía gozaba en Roma del favor del emperador, escribió una serie de contenido erótico, con títulos como Amores (colección de elegías dedicadas a su amante Corina), Heroidas (en forma de cartas imaginarias de personajes femeninos de la mitología o de la literatura griegas) o el Ars amandi (el arte de amar), una de sus obras más famosas.

b)     Cuando fue desterrado (en parte por culpa del escándalo producido por sus libros eróticos), escribió desde su confinamiento en el Mar Negro dos colecciones de elegías de un tono completamente diferente: lamentaciones, súplicas de perdón al emperador, añoranza de los amigos... Sus títulos, bien  expresivos, son Tristes, en cinco libros, y Pónticas, en cuatro.

En uno y otro tipo de obras, Ovidio aparece como el más grande poeta elegiaco romano.

Página principal

principal

inicio