latín y griego
esfinge
correo I.E.S. "ALONSO CANO". DÚRCAL Enlace a  iesalonsocano.es

cenefa

portada
LEYENDAS MITOLÓGICAS Página principal Dpto. Latín
   Volver

VENUS Y ADONIS

    Adonis era fruto de la unión incestuosa entre Mirra y su padre Cíniras, rey de Chipre. Venus, la diosa de la belleza y el amor, se enamoró del joven completamente y comenzó a seguirle a todas partes.

    Marte, el dios de la guerra sintió unos enormes celos de Adonis, puesto que Venus volcaba toda su atención en el muchacho, y juró vengarse de Adonis. Marte hizo que Adonis se interesara por la caza y por los peligros. Adonis se entregaba por completo a la caza y Venus temía que algo le ocurriera, por ello siempre le rogaba que tuviera cuidado y que no se enfrentara a los animales que no le mostrasen miedo.

    Un día Marte aprovechó que Venus no estaba presente y se apareció a Adonis en forma de enorme y furioso jabalí. Adonis se olvidó de todos los consejos de Venus y le tiró una flecha al jabalí. El jabalí herido comenzó a perseguirlo, hasta que  hirió de muerte a Adonis. Céfiro llevó a Venus el último suspiro de su amante y ella bajó del Olimpo para acudir en su ayuda y salvarlo si aún era posible. Cuando lo encontró tendido en el suelo, se quitó su velo y cubrió su herida intentando salvarlo, pero ya era tarde: Adonis había muerto.

    Venus desconsolada pidió a los dioses que le devolvieran la vida, pero éstos no aceptaron. Venus comenzó a llorar y de sus lagrimas y la sangre de Adonis salió una hermosa flor, la anémona, que Venus arrancó y se llevó.



     Al intentar socorrer a Adonis, Venus se arañó la piel en un rosal y las gotas de sangre de la diosa tiñeron de rojo la flor, hasta entonces blanca. Este es el origen de las rosas rojas. Por concesión de Zeus, Adonis permanecía seis meses del año en la mansión de Hades y Perséfone, las moradas subterráneas de los infiernos, y otros seis meses en la tierra, simbolizando el renacer de la vida en primavera.



Victoria Jiménez Tapia, 4º B









portada
   Volver