latín y griego
esfinge
correo I.E.S. "ALONSO CANO". DÚRCAL Enlace a  iesalonsocano.es

cenefa

portada
LEYENDAS MITOLÓGICAS Página principal Dpto. Latín
   Volver

Aracne


   Aracne era la hija de Idmón de Colofón, un tintorero que teñía la lana de púrpura de Tiro. Era famosa en Hipepa (Lidia), donde tenía su taller, por su gran habilidad para el tejido y el bordado.

   Las alabanzas que recibía se le terminaron subiendo a la cabeza y terminó tan engreída de su destreza como tejedora que empezó a afirmar que sus habilidades eran superiores a las de Atenea (Minerva), la diosa de la sabiduría y la guerra además de la artesanía. La diosa se enfadó, pero dio a Aracne una oportunidad de redimirse. Adoptando la forma de una anciana, advirtió a Aracne que no ofendiera a los dioses. La joven se burló y deseó un concurso de tejido, donde pudiera demostrar su superioridad. Atenea se quitó el disfraz y el concurso comenzó.


    Atenea tejió la escena de su victoria sobre Poseidón, que inspiró a los ciudadanos de Atenas a bautizar la ciudad en su honor. Según el relato latino de Ovidio, el tapiz de Aracne representaba veintidós episodios de infidelidades de los dioses, disfrazados de animales: Zeus siendo infiel con Leda, con Europa, con Dánae, etcétera.


    Incluso Atenea admitió que la obra de Aracne era perfecta, pero se enfadó mucho por la irrespetuosa elección del motivo.[5] Perdiendo finalmente los estribos, destruyó el tapiz y el telar de Aracne, golpeándolos con su lanzadera, y también a la joven en la cabeza. Aracne advirtió su insensatez y quedó embargada por la vergüenza. Huyó y se ahorcó.



    En el relato de Ovidio, Atenea se apiadó de Aracne. Rociándola con jugo de acónito, aflojó la soga, que se convirtió en una telaraña, transformándose la propia Aracne en una araña. La historia sugiere que el origen del arte de tejer es una imitación de las arañas y que se consideraba que fue perfeccionado primero en Asia Menor.

Fuente: Wikipedia





        A continuación, un poema de Andrea Pérez Pérez, alumna de 1º de Bachillerato, sobre el desafío entre Aracne y  Atenea:



Oid, escuchad y mirad,
que una leyenda os voy a contar

Cómo otro mortal pereció
por atreverse a desafiar a un dios

Aracne, así se llamaba,
la mejor tejedora de su tiempo,
y de tal manera bordada
que a las gentes dejaba sin aliento

Qué bellos eran los miembros
que sus finas manos tenían.
Precisos eran los movimientos
aquellos con los que ella tejía

Gran don poseía,
virtud tan dichosa,
pero enorme defecto tenía
el de ser tan orgullosa.


Mejor que Atenea se declaraba,
y cada vez más lo afirmaba.
No había rival para ella
ni en el cielo, ni en la tierra.

Transformada en una anciana,
la diosa con consejos le advertía
que si no retiraba sus palabras
un gran duelo comenzarían.

De esta manera, cada rival
se sentó en su propio telar,
y centradas en su tarea de hilar
comenzaron así a bordar.

Atenea a los dioses representó
con el más alto esplendor,
y a mortales castigados
que su perdón jamás hallaron.

.

Pero Aracne a los dioses mostró
en plenos actos de pasión,
y con gran ímpetu representó
cómo eran víctimas de la tentación

La diosa ,vencida y enfadada,
el precioso bordado rompió,
y hacia Aracne se abalanzó
hasta verla humillada.

La tejedora se lamentaba
ya que sin salida se hallaba,
y viéndola tan humillada,
Atenea la convirtió en araña.

Así pues de vuestro orgullo huid
si no queréis hallar el mismo fin.





portada
   Volver