latín y griego
esfinge
correo I.E.S. "ALONSO CANO". DÚRCAL Enlace a  iesalonsocano.es

cenefa

portada
LEYENDAS MITOLÓGICAS Página principal Dpto. Latín
   Volver

JACINTO Y APOLO

  Apolo era hijo de Zeus y hermano gemelo de Artemisa. Era el dios del canto, de la música, del sol. Era el dios más venerado de Grecia y era también muy admirado por su belleza. Entre sus muchas habilidades estaba la de sanar a los enfermos.

Jacinto era hijo del rey espartano Amiclas. Era un joven famoso por su gran belleza, muy querido de Apolo, que abandonaba su santuario en Delfos y se acercaba a las orillas del río Eurotas en Esparta, para gozar de la compañía del muchacho.

Céfiro identificado como el viento de poniente también quería disfrutar del amor del joven Jacinto y no podía disimular la decepción que sentía al ver que Jacinto prefería la compañía de Apolo.

Apolo para tener cerca de sí a Jacinto  entretenerlo por medio de juegos deportivos y clases de música. Apolo enseñó a Jacinto a tocar el laúd, lanzar el disco, manejar el arco.

Un día los dos amigos estaban jugando al disco y eran observados por el celoso Céfiro, que quería disfrutar de la compañía de Jacinto, Apolo lanzó el disco a su amigo y Céfiro, movido por los celos, con una ráfaga de aire de poniente desvió la trayectoria del disco, que hirió mortalmente al joven Jacinto.

 Apolo intentó salvarlo valiéndose de sus poderes curativos, pero la herida era tan grave que le fue imposible salvar a su querido amigo. De la sangre que brotó de la herida del bello Jacinto surgió una hermosísima flor del mismo nombre; desde ese momento los espartanos celebran en honor del joven muerto una de sus fiestas religiosas anuales más importantes, la fiesta de las Hyacynthia.

La flor del Jacinto es usada desde la antigüedad para adornar jardines gracias a sus colores vivos, que apenas son un pálido reflejo del bello Jacinto malogrado por la envidia de Céfiro.

Purificación Puerta López, 1º A


Para leer más sobre Apolo y Jacinto, visita esta página:
http://traslashuellasdelosdioses.blogspot.com/2008/09/apolo-y-jacinto_27.html


portada
   Volver