I.E.S. "ALONSO CANO". DÚRCAL
cenefa



I.E.S. "ALONSO CANO", DÚRCAL

VIAJE DE ESTUDIOS: GRECIA  2008


Página principal

Ir a Viaje 2008


Presentación Atenas 1 Epidauro
Micenas 
Olimpia
Delfos
Kalambaka
(Meteora)
Atenas 2




Domingo, 29 de junio: Atenas.


El viaje se acaba. Este es nuestro último día en Grecia. No tendremos hotel por la noche, pues mañana a las 4:00 saldremos para el aeropuerto. Así que nos levantamos media hora después de lo habitual, a las 8:00. Desayunamos a las 8:30 y a las 9:00 comenzamos a guardar las maletas en dos habitaciones que tenemos reservadas para esto. En medio de la operación nos avisan de recepción de que podemos dejar todo el equipaje en una gran habitación vacía de la planta baja, que suelen utilizar como depósito. A cada maleta le ponen su etiqueta y nos dan el resguardo. Salimos y cogemos la calle Metaxa y su continuación, Ipirou, que lleva directamente al Museo.

El Museo Arqueológico Nacional de Atenas


museo  es, sin duda, uno de los más importantes del mundo por su inigualable colección de arte clásico. Se aloja en un edificio construido en las últimas décadas del siglo XIX. Decimos a los alumnos que se sienten en la escalinata de entrada (invitación que aceptan gustosos) y explicamos las características del museo, cómo está organizado y algunas de las obras maestras que van a ver. Sus colecciones pueden agruparse básicamente en tres grupos: prehistoria, escultura y cerámica. Entramos, presentamos el papel de la embajada y nos danmascara cinco tiques, válidos para diez personas cada uno, destinados a los profesores. A continuación dejamos las mochilas en la consigna. Se permite fotografiar sin flash. Pero no permiten fotografiarse  delante de las obras.

Comenzamos la visita de la planta baja por la sección de prehistoria, por la sala dedicada a la civilización micénica, que floreció entre los siglos XVI y XI a. C. Llaman inmediatamente nuestra atención las máscaras funerarias y las joyas de oro encontradas por Schliemann en las tumbas reales de Micenas, las del Círculo A. Se exponen además armas de bronce, copas (como la llamada Copa de Néstor), figurillas de terracota, armas, objetos de marfil, restos de frescos, la Crátera de los Guerreros, etc. Al fondo, se han reconstruido dos columnas adosadas de la entrada al Tesoro de Atreo.

Pasamos a la sala contigua, dedicada a la colección neolítica, con cerámica y figurillas de terracota de este período.

A continuación entramos a la sala de arte cicládico, que recoge objetos de la civilización que floreció en las islas Cícladas desde el Neolítico a la Edad del Bronce. Alguien nos dice que aquí no pueden hacerse fotografías. Contemplamos figurillas de ídolos en forma de violín, una figura femenina de metro y medio en mármol de Paros y las figurillas famosas del Arpista y del  Tocador de flauta.



Las salas 7 a 14 albergan la escultura arcaica. Primeramente reparamos en el colosal Vaso Dipylon, una gran ánfora decorada en stilo geométrico con escenas funerarias. Nos sorprende el tamaño de los kouroi  y las korai arcaicos. Muchos alumnos se fotografían junto al Kouros de Sounion o junto a la estatua de Creso, el llamado Kouros de Anávyssos. Admiramos un pedestal con escenas de los juegos del gimnasio.

Y llegamos a la sala 15, en la que comienza la escultura clásica. Allí se alza imponente la obra emblemática del museo, la extraordinaria estatua en bronce de Poseidón (o, más probablemente, de Zeus cicladicoarrojando el rayo). A pesar de estar prohibido, el vigilante noscratera permite hacer una foto de grupo, recuerdo de nuestro paso por este maravilloso museo. En la misma sala hay otras esculturas interesantes, como el Apolo llamado Omphalos, un relieve de procedente de Sounion o una figura de Minotauro. En las siguientes salas encontramos relieves votivos y estelas funerarias, como la conmovedora Estela de Hegeso, en que la que ésta, en compañía de una joven esclava, se despide de sus joyas en un melancólico adiós a la vida. En la sala 21 se expone la Atenea de Varvakeion, una copia no muy afortunada de la gran estatua de Atenea de Fidias que presidía el Partenón.


    El centro de la sala 21 lo ocupa el Jinete de Artemision, grupo en bronce, rescatado del mar, de un niño montando un caballo. En esa misma sala llaman inmediatamente la atención el Diadúmeno, copia romana en mármol del original en bronce de Policleto,  una Afrodita, restaurada por Antonio Canova, el conocido como Hermes de Atalante y una Diana del tipo conocido como de Versalles, copia de un original de Leocares.
En la sala 28 nos aguarda el famoso Efebo de Antikythera, una soberbia estatua en bronce de Perseo, o de Hércules. Vemos las cabezas en bronce de un luchador y de un filósofo, así como la cabeza en mármol de la diosa Hygeia Pasamos también junto a la grácil estatua broncínea del llamado Efebo de Maratón, de autor desconocido.


 kourosEn las salas dedicadas a la escultura helenística vemos la colosal estatua en mármol de Poseidón, llamada Poseidón del Nilo y el gracioso grupo que representa a Afrodita, acompañada de Eros, defendiéndose, zapatilla en mano, del acoso de Pan, obra del año 100 a.C.


En la colección de obras romanas nos fijamos sobretodo en una estatua en bronce del emperador Augusto, un busto en mármol de Antínoo, el bello favorito de Adriano, y una sensual ménade dormida.grupo

Subimos al primer piso, donde se aloja la colección de cerámica, quizá la más rica del mundo en su género. También se exponen los objetos y frescos hallados en las excavaciones de Akrotiri (isla de Santorini). Vamos directamente a ver los frescos, que representan  animales, palmeras, un pescador y dos jóvenes púgiles. Viendo los rostros agotados de algunos alumnos, hacemos opcional la visita a la sección de cerámica. La mitad de los alumnos da por finalizada su visita. La otra mitad, más animosa, inicia el recorrido en sentido contrario al cronológico, es decir, empezando por la sala 56, la dedicada a la cerámica de figuras rojas, luego los lékythoi de fondo blanco, la cerámica de figuras negras, la de estilo orientalizante y, por último, la de estilo protogeométrico y geométrico. La colección es una auténtica maravilla. Lástima que dispongamos ya de poco tiempo.















afrodita efebo diadoumenos akrotiri

estela pan

paris

cabeza

jinete menade lekythoi

Acabada la visita, nos unimos al grupo que espera sentado fuera y recogemos las mochilas de la consigna. Nos dirigimos hacia a pie hacia Monastiraki. Tomamos primeramente la amplia calle 28 de Octubre y doblamos a la derecha en Euripidou para ver por fuera la iglesia bizantina de San Teodoro, del siglo XI. Seguimos por la calle Eolou y giramos a la derecha en Ermou. Nos acercamos y rodeamos la famosa iglesia bizantina de Kapnikarea, acabada en el s. XIII, que estuvo a punto de ser derribada en 1834kapnikarea cuando se construyó la calle Ermou. Finalmente llegamos a Monastiraki unos minutos antes de las 13 h. y damos tiempo libre hasta las 16 h. Los profesores conciertan un menú de grupo para la cena a 11,60 € en un restaurante en una placita cercana a Pandrossou. 
A las 16 h., nos reunimos en la plaza Monastiraki. No disponemos de hotel para echar una siestecita, así que pensamos subir a la

 colina Filopapo


 con la esperanza de encontrar allí césped y sombra con los que combatir el calor y el cansancio. El grupo enfila animoso la calle Adrianou, dejando a nuestra derecha la Torre de los Vientos. A estas  alturas un buen grupo de chicos luce la camiseta de la selección española de fútbol. Algunos van pertrechados de banderas nacionales y entonan el "Viva España" o la melodía del adrianou"Campeones". La calle Adrianou está abarrotada de tiendas para turistas. Sus propietarios salen a la puerta y saludan al grupo dando vivas a España. Está claro que apoyan a la selección española frente a la alemana. En este ambiente de fiesta llegamos hasta Dionissiou Areopagitou, la calle que rodea la Acrópolis. El sol es cegador y el calor aprieta.

Iniciamos el ascenso a la colina Filopapo o colina de las Musas, pasando junto a la iglesia de Agios Dimitrios. Todas las zonas de interés están unidas por un adoquinado hecho a mano diseñado por D. Pikionis. A partir de aquí el sendero se hace más empinado.  Sudando alcanzamos la cima, coronada por el monumento al cónsul romano-sirio Filopapo, erigido entre el 114 y el 116 d.C. y bastante bien conservado. La sombra que proyecta es el único espacio en el que nos podemos resguardar del sol. Esta colina, llamada de las Musas, tiene 147 m. de altura. Desde la cima en que nos encontramos gozamos de una panorámica inigualable de la Acrópolis, con el Licabeto al fondo, y de toda la ciudad. Pero las cuatro y media de una tarde calurosa de finales de junio no es la mejor hora para disfrutar de estas vistas. Todo habría cambiado si hubiésemos subido al caer la tarde. Permanecemos unos pocos minutos arriba y descendemos hasta las inmediaciones de la iglesia de Agios Dimitiros. Allí cada uno se acomoda como puede para descansar. Hay sombra, pero no hierba. Junto a la iglesia hay unos servicios con agua potable. Algunos paseamos por la zona y encontramos la llamada Prisión de Sócrates. Se trata de unas viviendas trogloditas donde quiere la tradición que pasase sus últimos días el insigne filósofo. Hoy sabemos que Sócrates tuvo su prisión en el Ágora.subiendo colina




vista filopapo














sombra monumento filopapo acropolis desde filopapo



procesion1 Empieza a verse movimiento junto a la iglesia de Agios Dimitiros. Hay una compañía de soldados y poco a poco van acudiendo músicos y popes. A eso de las 18:30 h. se organiza una procesión. Abre la marcha la banda de música, sigue una veintena de popes y tras ellos desfilan los soldados, rodeando a cuatro popes que portan un gran icono de San Pablo. Caemos en la cuenta de que hoyprocesión 2 es la festividad de San Pedro y San Pablo. La procesión se pierde por la calle que conduce al Areópago.


 Diez minutos más tarde emprendemos nosotros la marcha por el mismo camino. Al llegar al Areópago nos topamos con un espectáculo imponente. Sobre la colina del Areópago el viento agita las vestiduras talares de los cuatro popes que sostienen el icono de San Pablo, iluminados todos por el sol que declina. Abajo, sobre un estrado, se sientan las autoridades e invitados y un coro de voces profundas salmodia cantos al apóstol. Recordamos que fue precisamente aquí, desde esta colina del Areópago, desde donde San Pablo predicó el Evangelio en el año 51, y esto es lo que se conmemora cada 29 de junio. El contraste entre la solemnidad del acto y el aspecto de nuestro grupo (camisetas de fútbol, banderas españolas, indumentaria muy informal y veraniega) no puede ser más grande. Aún así, la policía nos deja atravesar el cordón de seguridad y, tras unos minutos escuchando los cantos de la liturgia ortodoxa, continuamos camino rodeando la Acrópolis hasta la calle Theorias.








Por estrechas calles escalonadas bajamos hasta el Ágora Romana y contemplamos de nuevo la Torre de los Vientos. Llegamos a la Biblioteca de Adriano y a la mezquita Tzistaraki. Los alumnos ocupan inmediatamente los escalones de entrada de la estación de Monastiraki.

agora

estacion cena


Monastiraki.

Damos media hora para hacer compras.
A las 20 h., tal como habíamos dejado apalabrado, estamos sentados para cenar.  Lo temprano de la hora y el calor pasado han quitado a muchos el apetito. Nos sirven patatas fritas con alioli, una gran ensalada y un abundantísimo plato de gyro para cada dos. De postre, un yogur con miel. Los alumnos tienen poco apetito, pero es que además se sienten poco inclinados a probar cosas nuevas. El caso es que los camareros se llevan casi sin tocar la mayoría de las bandejas de gyro. Lástima de los 580 € que nos ha costado la cena.
Bien, ya se acerca la hora tan esperada, la final de la Eurocopa, que disputarán las selecciones de España y de Alemania. Mª Ángeles acompaña hasta el hotel a Virginia, que tiene dolor de estómago. Los alumnos se marchan en busca de un bar con pantalla de televisión. Nos citamos en Monastiraki al acabar el partido.
eurocopa 1
España ha ganado la Eurocopa. El grupo acude puntual a la cita en Monastiraki. Todo son cánticos, abrazos, regocijo y euforia. Decidimos buscar un lugar más amplio para dar rienda suelta a estas manifestaciones de alegría, así que tomamos la calle Ermou para dirigirnos a Sintagma. Todos los coches tocan el claxon saludando y felicitando al grupo. Todos los turistas sonríen a su paso y hacen algún gesto de complicidad. Los nuestros no se cortan y arrecian los cánticos. Finalmente llegamos a la plaza Sintagma y algunos cumplen con el ritual de meterse en la fuente. Luego noseurocopa 2 echamos en el césped a descansar. Un grupito cruza la avenida Amalias, que nos separa de la explanada del Parlamento, para contemplar el cambio de guardia de la 1 h. Recogemos al resto del grupo y recorremos la calle Panepistimiou (Eleftheriou Venizelou), a la que se asoman la Academia de Artes, la Universidad y la Biblioteca Nacional. Desde la plaza Omonia seguimos por Agiou Kostandinou, plaza Karaiskaki y Theodorou Diligiani hasta Samou. Entramos al vestíbulo del hotel a las 2 h. Nos repartimos entre los muchos sillones y sofás. Algunos se duermen inmediatamente. Permanece abierta la mini cafetería contigua a recepción, con la música un poco fuerte para la hora y con precios bastante altos. A las 4 h. sacamos las maletas del almacen donde nos las habían guardado. Media hora después llega Lucas, el asistente de Mapatours. Nos entrega un teléfono móvil de una chica del IES Generalife, para que se lo devolvamos al llegar a Granada.









Lunes, 30 de junio: Atenas - Madrid -Dúrcal:



A las 4:40 subimos al mismo bus y con el mismo conductor que hemos tenido durante todo el circuito. Llegamos al aeropuerto a las 5:20. Lucas nos acompaña hasta el mostrador y se queda con nosotros hasta que todos hemos facturado el equipaje. Nos despedimos de él y embarcamos a las 6:45. El vuelo sale a las 7:20. El avión de Ibera, de nombre Cantabria, contrariamente a los que nos trajeron a Atenas, tiene poca separación entre las filas de asientos y es incómodo para los que tenemos las piernas largas. Nos dan el aviondesayuno. Llegamos a Madrid a las 10 h. Hemos atrasado una hora los relojes.
No tenemos ningún problema con el equipaje. Al salir vemos enseguida el bus de la empresa Esteban Rivas que nos espera para trasladarnos al



Parque de Atracciones de Madrid.

 Pero hay un problema: se trata de un bus de 50 plazas y el conductor se niega a llevar a dos pasajeros sin asiento. Le muestro al conductor el bono donde se especifica un servicio para 52 personas. Él me muestra el suyo donde sólo aparecen 50. Finalmente llamamos a la empresa, el conductor se aviene a llevarnos al Parque de Atracciones pero para volver al aeropuerto dispondremos de otro bus de 54 plazas.
Tenemos que esperar media hora hasta que abran a las 12 las puertas del Parque. Retiramos en información las pulseras, las entradas especiales para la Casa del Terror y el bono para las hamburguesas. Dejamos las mochilas en los armarios de consigna, que cuestan tres euros, pero en los que caben unas ocho mochilas. Y ya ligeros de equipaje, el grupo se dispersa en busca de sus atracciones favoritas. A las 13 h. encargamos las hamburguesas para que estén listas una hora más tarde. A esa hora debemos esperar un rato a que completen las 52 hamburguesas, las correspondientes raciones de patatas fritas, y la bebida. Las tomamos sentados en los bancos del kiosco.
Un grupo numeroso nos dirigimos a la Casa del Terror, que tarda un poco en abrir. Entretenemos el tiempo de espera bromeando con lo que nos vamos a encontrar dentro. Es sin duda una de las mejores atracciones del parque. A las 16 h. salimos del parque, muchos con las ropas empapadas en los rápidos. Tardamos en encontrar el bus, aparcado a unos 200 metros de la salida.


parque 1 parque 2 parque 3

Llegamos al aeropuerto y pasamos a la zona de embarque HJK. Nuestro vuelo, con la puerta de embarque, tarda mucho tiempo en aparecer en los monitores. Subimos a un Airbus A320, de nombre Las Hurdes. Por fin despegamos a las 18:35 y a las 19:30 aterrizamos en Granada. Recogemos el equipaje y salimos. Nos espera un bus. El conductor no se molesta en bajar de su asiento hasta que se le dice que no caben todas las maletas. Entonces abre un nuevo portón y las redistribuye.
Tras parar en Granada para que bajen Nicolás y Alfonso, el resto del grupo continúa hasta Dúrcal, a donde llega antes de las 21 horas. 
avion Granada adios

Ha sido mucho el trabajo y el tiempo dedicado por los profesores a la preparación de este viaje, pero mereció la pena. Estamos seguros de que siempre recordaréis estos ocho días maravillosos. Recorrimos la Acrópolis, nos asomamos al canal de Corinto, nos sentamos en el graderío del teatro de Epidauro, visitamos la tumba de Atreo, entramos en Micenas por la Puerta de los Leones, pisamos el estadio donde se celebraron las antiguas olimpiadas y admiramos los restos gigantescos del templo de Zeus Olímpico, subimos las rampas que llevaban al Oráculo de Delfos y ascendimos a los monasterios de Meteora. Visitamos museos sin parangón, como el Arqueológico Nacional de Atenas, el Museo de Olimpia y el Museo de Delfos. Algunos cumplían un viejo sueño, otros no han tenido que esperar tanto.

Nicolás Latorre Vico

Presentación Atenas 1 Epidauro
Micenas 
 
Olimpia
Delfos
Kalambaka
(Meteora)
Atenas 2



Página principal

principal

inicio