I.E.S. "ALONSO CANO". DÚRCAL
cenefa



I.E.S. "ALONSO CANO", DÚRCAL

VIAJE DE ESTUDIOS: GRECIA  2008


Página principal

Ir a Viaje 2008


Presentación Atenas 1 Epidauro
Micenas 
Olimpia
Delfos
Kalambaka
(Meteora)
Atenas 2




  1. 2º.- MIÉRCOLES, 25 DE JUNIO: Canal de Corinto - Epidauro - Micenas - Olimpia
    1. Canal de Corinto.
    2. el santuario de Epidauro.
    3. Micenas.


2º.- MIÉRCOLES, 25 DE JUNIO: Canal de Corinto - Epidauro - Micenas - Olimpia


   istmo Nos levantamos a las 7 h., desayunamos a las 7:30 y a las 8 estamos preparados con las maletas en recepción. Nuestro asistente, Lucas, nos presenta a Miguel, el guía que nos va a acompañar durante el circuito. La salida de Atenas es lenta. Miguel aprovecha para hacernos un resumen de la historia de Grecia. Al poco nos señala la cercana isla de Salamina, en cuyo estrecho la flota griega mandada por Temístocles derrotó a los Persas en el 480 a. C. Al pasar cerca de Eleusis nos cuenta la historia de Deméter y Perséfone y sus cultos mistéricos.canal
    La primera parada de la jornada, a las 9:50 h. es el 

Canal de Corinto.

 Desde antiguo se pensó en esta grandiosa obra que comunicaría el golfo de Corinto con el mar Egeo. En tiempos de Nerón llegaron incluso a comenzarse las obras, interrumpidas por la muerte del emperador. A finales del siglo XIX se retoma la idea y en 1893 era inaugurado este canal de 6,3 km que evita un rodeo de 400 km y convierte de hecho al Peloponeso en una isla. Sus 21 m. de anchura y 8 m de profundidad sólo permiten el paso de barcos pequeños, sobre todo turísticos. Nos asomamos al puente por donde pasa la carretera (hay otro para el ferrocarril) y hacemos las fotos de rigor. Dejamos un rato para tomar algo en los bares o comprar en los numerosos puestos de recuerdos.
    La carretera cruza ahora un paisaje agreste y bordea una costa abrupta. A las 11:30 llegamos a nuestro siguiente destino:

el santuario de Epidauro.

 Epidauro grupoEnfermos de toda Grecia venían aquí para ser curados por Asclepio. Tenemos poco tiempo, así que nuestra visita se limitará al teatro. Entre el fragor de las chicharras nuestro guía nos reúne a la sombra de un pino y nos explica las dimensiones, características y condiciones acústicas de esta construcción del siglo IV a. C. debida a Policleto el Joven. El teatro de Epidauro es el mejor conservado de Grecia. Nadie puede permanecer indiferente ante este prodigio de armonía y proporciones, situado además en un entorno natural inigualable. Casi 14.000 espectadores distribuidos en 55 gradas, dos zonas y doce sectores disfrutaban de una acústica excepcional que todavía hoy, a pesar de la desaparición de la escena, es posible apreciar. Sobreponiendo su voz al estruendo de las chicharras una guía recita para su grupo, desde el centro de la orquesta, un conocido poema de Konstantinos Kavafis. Siguen otras pruebas de acústica rasgando un papel o dando palmadas. Alguien se atreve con un aria de opera. En un momento de descuido uno de nuestros alumnos perpetra una sevillana tan soez y tan fuera de lugar que produce vergüenza ajena, aunque es jaleada por sus compañeros y algunos turistas extranjeros. Nos despedimos de este lugar extraordinario y, sin tiempo para visitar el museo ni el resto del santuario, subimos al bus para dirigirnos a
teatro













Micenas.

 Pasamos por Nauplion, dominada por su fortaleza veneciana y cruzamos la provincia de Argólida. Dejamos a nuestra derecha las ruinas de las murallas ciclópeas de Tirinto, cruzamos la diminuta Micenas actual y proseguimos hasta las excavaciones de la acrópolis.
   tesoro Atreo Poco antes de llegar a ella paramos para hacer una de las visitas más emocionantes del viaje: el Tesoro de Atreo. Se trata de una tumba tipo tholos, de falsa cúpula muy bien conservada. Esta obra maestra de la arquitectura micénica se remonta al siglo XIV a. C. Está precedida de un corredor (dromos) de 36 x 6 metros. La puerta, de más de 5 metros se estrecha hacia arriba y soporta dos micenasarquitrabes, el segundo de los cuales pesa 120 toneladas. Encima hay un triángulo de descarga. El interior es extraordinario. Tiene una anchura de 14,50 metros de diámetro y 13 metros de altura. Explicamos que la falsa cúpula se obtiene mediante aproximación de hiladas de piedras que van sobresaliendo sobre las inferiores. A la derecha se abre la puerta de una pequeña cámara sepulcral. El nombre de Atreo nos trae a la memoria la leyenda de esta familia legendaria perseguida por el crimen. Atreo y Tiestes, hijos de Pélope e Hipodamia, mantenían antiguas rencillas. Atreo invitó a su hermano a un banquete de reconciliación, sirviéndole carne. Al acabar el festín presentó a Tiestes las cabezas cortadas de sus hijos, haciendo saber a su hermano que la carne que había comido era la de éstos. Tiempo después un oráculo hizo saber a Tiestes que lo vengaría el hijo que engendrara en su propia hija, Pelopia. Una noche la violó en secreto y de esta unión nacería Egisto, que tras una serie de peripecias acabaría matando a Atreo. Este mismo Egisto sedujo después a Clitemnestra y asesinó a su esposo Agamenón (hijo de Atreo o, según otros, de Plístenes) cuando acababa de regresar a Micenas tras conquistar Troya.
    Subimos de nuevo al bus para recorrer la corta distancia que nos separa del aparcamiento situado en las proximidades de la acrópolis. Cerca del aparcamiento se divisan otras tumbas tholoi, las conocidas como Tumba de Clitemnestra y Tumba de Egisto, más pequeñas y peor conservadas que el Tesoro de Atreo. No las visitamos, pues nos dirigimos directamente a la entrada de la acrópolis, que no es otra que la monumental y universalmente conocida Puerta de los Leones, la principal dePuerta de los Leones las dos puertas que se abrían en la muralla ciclópea. Arracimados en el escaso espacio con sombra escuchamos las explicaciones del guía, que vuelve a hablarnos de la civilización micénica, que dominó Grecia hasta desde 1.580 hasta 1.200 a. C. Sobre el 1250 a. C. tendría lugar la expedición contra Troya inmortalizada por Homero. Rey de Micenas y Argos era Agamenón, hermano de Menelao (esposo de Helena) que dirigía el ejército aqueo en el que descollaban Aquiles, Ulises, Áyax, Diomedes, etc. La civilización micénica sucumbe con la invasión de los dorios hacia el 1.200 a. C. La puerta tiene 3 metros de ancho, 3,10 de altura y 1,20 de profundidad. Sobre las dos jambas un enorme dintel sostiene el famoso relieve de los leones enfrentados con una columna en medio.


  Schliemann  Entramos. A la derecha se distingue el Círculo A de tumbas reales, necrópolis del siglo XVI a. C que hacia 1250 a. C. quedó dentro de las murallas. En 1876 estas seis tumbas fueron excavadas por Heinrich Schliemann. Se encontraron 19 esqueletos con riquísimos ajuares funerarios. Las famosas máscaras de lámina de oro que se conservan en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, y entre ellas la  conocida como Máscara de Agamenón, fueron sacadas a la luz aquí. Para todos los que aman el mundo clásico la acrópolis de Micenas es un lugar mágico. Una vez atravesada la Puerta de los Leones el turista poco avezado puede sentirse defraudado por los poco vistosos restos del palacio real y de las viviendas. Pero contemplar el magnífico emplazamiento de la acrópolis, protegida por montes y barrancos, tender la vista hacia la llanura de Argos y, sobre todo, rememorar el pasado esplendor de esta ciudad "rica en oro" como la llamó Homero e imaginar que moraron en su palacio real Agamenón, Clitemnestra, Orestes, Electra, o Egisto produce una emoción muy intensa.
    Las explicaciones del guía acaban frente al Círculo A de tumbas. No parece dispuesto a continuar colina arriba bajo el sol inclemente. Así que lo dejamos y subimostumbas reales todos por la rampa real, viendo los escasos restos del palacio, de la Casa de las Columnas, y gozando de las vistas. Algunos descendemos hasta el extremo oriental de la muralla. Allí pueden verse dos pasos abiertos en la muralla con la técnica del falso arco. Bajamos los primeros escalones de los 99 que llevan a la cisterna subterránea  que aseguraba el suministro de agua a la ciudad. Por último regresamos bordeando el lado norte de la muralla ciclópea, en la que se abre una puerta. Salimos nuevamente por la Puerta de los Leones. Apenas tenemos cinco minutos para ver el interesante Museo, que recoge las piezas encontradas en las excavaciones, excepto las que se exponen en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.
   
 Abandonamos la acrópolis para ir a la Micenas moderna. A las 14:40 llegamos al Agamemnon Palace, un restaurante amplio, moderno y con un aire acondicionado que nos da la vida. Además se come bastante bien, aunque la carne de cordero del segundo plato estaba algo reseca.
   

cisterna máscara fresco



 A las 16 h subimos al bus para dirigirnos a Olimpia. Pasamos por Megalópolis, la ciudad natal de Polibio, donde se construyó el teatro más grande de Grecia, ya desaparecido. Cruzamos la mítica  Arcadia. El gran incendio que arrasó el Peloponeso el pasado año ha dejado extensísimos espacios devastados. La enorme superficie quemada llega hasta Olimpia, donde las llamas se acercaron a unos metros tan sólo del estadio. Entramos en la Élide. Hacemos una parada en un bar de carretera y  a las 19:30 llegamos a Olimpia. La moderna Olimpia tiene unos 1700 habitantes, que viven casi en exclusiva del turismo que visita el santuario. Descargamos el bus y repartimos las habitaciones. El Hotel Neda está bastante bien. Cenamos en la agradable terraza de la última planta. Luego damos tiempo libre. Las tiendas de recuerdos están abiertas hasta medianoche. Algunos aprovechan para sentarse en las numerosas terrazas y ver el partido de fútbol entre Alemania y Turquía.









restaurante comiendo incendio hotel Neda








Presentación Atenas 1 Epidauro
Micenas 
Olimpia
Delfos
Kalambaka
(Meteora)
Atenas 2




Página principal

principal

inicio